En las iglesias se celebran muy buenos momentos de la vida como pueden ser bautizos, comuniones o bodas. En estos casos, es importante que mediante la decoración se confirme la idea de que se trata de días muy especiales que tienen que marcar la diferencia. Te enseñamos cómo decorar la entrada de la iglesia según la fiesta que se celebre.

Comuniones y bautizos

Puesto que las comuniones y los bautizos son celebraciones en las que los protagonistas son niños, la decoración debe estar adaptada a ellos y a sus gustos particulares.

A los niños les encanta la diversión y todo lo que represente alegría y juego, por eso los globos son una excelente opción. Para poder decorar la iglesia con globos tendrás que pedir permiso expreso a la parroquia. En la mayoría de los casos no te será difícil obtenerlo. La entrada a la iglesia, es decir, el marco de la puerta puede decorarse con globos.

En el caso de los bautizos puedes decorar con globos tal y como prefieras o como prefieran los padres porque los bautizos son individuales. En el caso de las comuniones resulta un poco más complicado porque son eventos en los que participan muchos niños y cada cual tiene sus gustos, aunque seguro que todos los niños están de acuerdo en que haya globos presentes.

Bodas

Cuando lo que se celebra es una boda la cosa cambia de tercio y lo hace porque en este caso son adultos los que son protagonistas del evento y porque el origen de la celebración es una unión amorosa. Por esto, aunque los globos deben estar presentes, lo harán de una forma muy distinta a como hemos propuesto en el caso de los bautizos y las comuniones.

Las bodas exigen globos de colores rojos o con efectos metalizados que sean muy elegantes. Los popurrís de colores y formas no son muy bienvenidos, sí en cambio los globos con forma de corazón en los colores mencionados.

Un elemento decorativo que encaja muy bien para decorar la entrada de la iglesia en una boda son las flores. Estas pueden estar formando un pequeño pasillo en donde van a pasar los novios para llegar al altar. También pueden decorar el marco de la puerta de la iglesia.

Mejor si son flores alegres, las rosas son perfectas y no tienen por qué ser de color rojo. Pueden ser blancas, rosas o incluso combinarse los colores para crear una composición original y muy bonita.

También se pueden combinar las flores con los globos con formas para realizar algo espectacular, muy original y que cree un recuerdo que todos recuerden.

No te olvides que los globos también pueden estar presentes en el coche de los novios y en la celebración, de hecho, sobre todo deberían estar presentes en este último sitio para deleite de todos: de niños, ya que pueden jugar con ellos, y de adultos pues crean un ambiente festivo y alegre.

Ahora puedes usar todas estas ideas y combinarlas para crear las tuyas propias y decorar la entrada de la iglesia para un bautizo, comunión o boda de la forma más refrescante y original. ¡Mucha suerte!